Goldman Sachs arriesga mucho con la compra de bonos en Venezuela

  • Fecha: 2017-06-02
  • País: Worldwide

Una de las operaciones más anómala con deuda de mercados emergentes origina en Venezuela, el país sudamericano que está atravesando una brutal crisis económica que dio lugar a un brote de desnutrición

Contra todas las predicciones, el país ha decidió cumplir con el servicio de sus obligaciones financieras –a las que Ricardo Hausmann, un ex funcionario venezolano, llama "bonos del hambre" . Con la deuda cotizando a centavos de dólar, varios administradores de cartera apuestan a que los pagos seguirán haciéndose o a que si hay alguna quita por reestructuración de deuda será reducida.

 

Uno de esos inversores es el brazo de gestión de carteras de Goldman Sachs. Según informes de la prensa, el banco pagó u$s 865 millones por bonos emitidos por la compañía petrolera estatal (PDVSA) a un valor de u$s 2800 millones. La operación fue a través de un bróker.

Quienes critican la compra sostienen que la inversión le da legitimidad a un gobierno represor. Los críticos del presidente venezolano Nicolás Maduro prometen negarle a Goldman cualquier futuro negocio si ellos finalmente toman el poder. Por su parte, Goldman sostiene que quiere "mejorar la vida" de la gente en Venezuela. Afirmó que adquirió los bonos porque "creo que así será".

Un radical giro económico aumentaría las probabilidades de que se les pague a los tenedores de deuda. Sin embargo, con cualquier ejercicio de reestructuración de deuda el capital y los intereses podrían sufrir quitas. No queda claro bajo qué régimen político es más probable que se produzca ese escenario. Pero Goldman se arriesga a tener un problema de imagen si Maduro es más amable con los acreedores que con sus propios ciudadanos.

Hausmann, que también es economista, pidió a JPMorgan que retire la deuda de Venezuela de su índice de mercados emergentes y propuso la creación de un índice de "mercados emergentes decentes" para incluir naciones aparentemente humanas. Pero con varios matices de miseria económica en países emisores de bonos desde Grecia hasta Puerto Rico, encontrar un estándar de moralidad financiera es difícil.

 

FUENTE: el cronista.com