Argentina: récord histórico de ingreso de inversiones financieras

  • Fecha: 2017-05-10
  • País: Argentina

En el 2017  entraron al país casi de u$s 600 millones en inversión extranjera, de los cuales casi u$s 100 millones fueron a la economía real y el resto a colocaciones financieras. Se achicó el déficit del mercado cambiario. Se mantuvieron altas las compras de dólares por parte de turistas y también las de billetes por parte del sector público no financiero

 

El mes de febrero fue récord en el ingreso de "inversiones de portafolio", colocaciones financieras del exterior, con la llegada de u$s 491 millones registrados por el Banco Central (BCRA). Es la cifra más alta de la serie y llega en el primer mes completo luego de la eliminación del plazo mínimo de permanencia de 120 días que se le exigía a los capitales que llegan al país. También se mantuvo alta la compra de billetes para atesoramiento y los gastos de turistas en el exterior.

"Los ingresos netos de inversiones de no residentes totalizaron u$s 588 millones en febrero, como resultado de ingresos netos récord por inversiones de portafolio por u$s 491 millones y directas por u$s 98 millones", resalta el informe del Mercado de Cambios publicado ayer por la entidad que conduce Federico Sturzenegger. Supone un aumento del 777% respecto del año pasado. La cifra, de hecho, concentra en un sólo mes casi un tercio de los u$s 1539 millones que ingresaron en todo el año pasado por este mismo concepto.

La remoción del plazo mínimo de permanencia de 120 días, eliminado por una resolución del Ministerio de Hacienda, significó el final de las trabas para el movimiento de capitales del exterior en el país. Databa de 2001 y tenía por objetivo limitar movimientos abruptos de entrada y salida de capitales.

La decisión de eliminar el plazo de permanencia obligatorio fue cocinada por el ex ministro Alfonso Prat-Gay y concretada por Nicolás Dujovne le valió al Tesoro la incorporación de 3 títulos de deuda en moneda local en un índice de JPMorgan que sigue a este tipo de emisiones de países emergentes. El GBI-EM, como se llama el índice, es imitado por fondos pasivos que colocaron alrededor de u$s 2500 millones en esos papeles, lo que en principio abarata el costo de endeudamiento.

Mientras el plazo mínimo de permanencia estaba vigente el ingreso de inversiones se canalizaba a través del mercado de contado con liquidación, a partir del cual ingresaban buena parte de las apuestas por el diferencial entre la tasa en pesos y la expectativa de devaluación, el carry-trade.

 

FUENTE. ELCRONISTA.COM