La UE teme la adopción final de aranceles siderúrgicos por parte de EEUU

  • Fecha: 2018-05-23
  • País: Worldwide

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, advirtió este martes sobre la eventual imposición final de pesados aranceles siderúrgicos por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, a quien la oferta europea para evitar una guerra comercial parece no haber convencido.

“El plazo vence el 1 de junio (…) No creo que se prolongue la exención, así que habrá algún tipo de decisión y tenemos que prepararnos para diferentes escenarios”, dijo Malmström en Bruselas, donde tuvo lugar una reunión de ministros europeos de Comercio para abordar la situación.

El presidente estadounidense promulgó en marzo un arancel del 25 por ciento a las importaciones hacia su país de acero y del 10 por ciento a las de aluminio, si bien eximió temporalmente a los productos procedentes de países como Canadá, México, Brasil, Argentina, Australia y la Unión Europea (UE).

Desde entonces, la comisaria europea de Comercio, que negocia en nombre de los 28, mantiene conversaciones “varias veces por semana” con el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, para lograr una exención permanente. “Aún no tenemos claridad”, reconoció Malmström.

 

A medida que se acerca el fin de esta exención temporal, la estrategia europea pasa por defender que no negocian con “una pistola en la cabeza” y mostrar, a su vez, a qué están dispuestos para responder a las inquietudes de Trump, si éste decide dar marcha atrás en los aranceles.

“Somos aliados, no somos vasallos”, subrayó este martes el secretario de Estado francés de Relaciones Exteriores, Jean-Baptiste Lemoyne. “Podemos, debemos comerciar donde queramos, cuando queramos, con quien queramos”, apuntó.

Tras gravar en marzo las exportaciones chinas de acero y aluminio, Pekín llegó a un acuerdo el sábado para reducir el déficit comercial estadounidense como exige Trump, alejando así una guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales.

‘Insuficientes’

Los 28 mandatarios de la UE, que exportó hacia Estados Unidos en 2017 acero por 5,300 millones de euros ($6,250 millones de dólares) y aluminio por 1,100 millones, definieron en una cena informal el pasado miércoles en Sofía su oferta en caso de ser finalmente eximidos.

Los líderes se ofrecen a negociar una reducción de las barreras arancelarias en la industria, acercar las reglamentaciones y trabajar en una reforma de la Organización Mundial de Comercio (OMC), así como profundizar las relaciones en materia de energía, especialmente de gas natural licuado.

Impulsado por el ‘boom' del gas de esquisto, Estados Unidos convirtió este sector en estratégico y busca así competir en el mercado europeo con Rusia, principal proveedor de la UE.

La Comisión Europea abrió además recientemente la puerta a una discusión sobre un acuerdo comercial “limitado”, que cubriría únicamente los derechos de aduanas sobre productos industriales, como vehículos, y la apertura de los mercados de contratación pública.

“¿Esto va a ser suficiente? No estoy segura francamente”, advirtió no obstante en rueda de prensa Malmström. Los europeos también se prepararon al mismo tiempo por estos malos augurios se confirman.

La UE notificó el viernes a la OMC una lista de productos estadounidenses, entre ellos algunos representativos como la manteca de maní, los jeans o el bourbon, a los que aplicaría aranceles adicionales a partir del 20 de junio por 2,800 millones de euros para compensar el impacto de la medida de Trump.

Aunque la Comisión preparó estas contramedidas, en las que hay “unanimidad” en palabras de la secretaria de Estado de Comercio española, Marisa Poncela, esta última precisó que Alemania, “que tiene mayor comercio” con Estados Unidos, “es proclive a encontrar vías de negociación”.

El ministro de Economía de la primera economía del bloque, el alemán Peter Altmaier, alertó así de las consecuencias de una escalada comercial, ya que “vistos los problemas con Irán o Rusia”, los europeos enfrentan “mucho más que simples repercusiones económicas”.

 

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/noticias/finanzas/article211678154.html