La economía de América latina volvió a crecer en 2017 tras dos años de caídas

  • Fecha: 2017-12-15
  • País: Worldwide

La economía de América Latina volvió a crecer en 2017, después de dos largos años de contracción, y trajo alivio a los países de la región. El PBI subió un 1,3% en estos últimos doce meses, según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) difundido este jueves, y se espera que el año próximo experimente una “moderada recuperación” de 2,2%, impulsado especialmente por un contexto internacional más favorable, el consumo privado y la inversión.

El organismo técnico de Naciones Unidas señala que la ansiada recuperación se produce en el marco de una mejora economía global que, en 2018, se expandirá en torno al 3%.

Hay tres países del Cono Sur que se destacan en este contexto, aunque uno de ellos de manera contrastante. El primero es Bolivia, que mantiene una economía estable con expansión sostenida: en 2017 creció un 3,9%, y se espera que el próximo lo haga al 4%. En la misma situación está Paraguay, con un 4% en ambos años.

El tercero es Venezuela, pero en sentido notoriamente inverso. Envuelto en una severa crisis económica en el último lustro, su PBI se desplomó 9,5% este año. Pero la penuria de los venezolanos continuará, según los datos de la CEPAL: se prevé que en el 2018 la caída llegará al 5,5%.

 

El informe destaca que la buena perspectiva regional del año que viene se explica en parte por un mayor dinamismo de Brasil, que crecería un 2%, comparado con el 0,9% de 2017, mientras otros países que vienen creciendo a tasas moderadas tendrán una aceleración.

Chile pasará de un crecimiento del 1,5% este año a un 2,8% el próximo. Colombia avanzará del 1,8% al 2,6%, y Perú subirá del 2,5% al 3,5%. México, la otra gran economía regional junto con Brasil, tendrá un leve aumento del PBI del 2,2 % al 2,4 % en 2018. El que anotará la mayor tasa de expansión regional será Panamá, con un 5,5 %.

Motor de las economías de Latinoamérica, las materias primas recuperaron valor durante 2017, impulsando con ello a las exportaciones regionales que volvieron a crecer por primera vez después de cuatro años de caídas, a una tasa cercana al 11%.

“Detrás del comportamiento de las exportaciones se encuentran los mejores precios de las materias primas y una recuperación no solo de la actividad y el volumen de comercio mundial, sino también del comercio intrarregional”, explica la CEPAL.

Las importaciones regionales crecieron un 8%, en relación a 2016. Respecto del valor de las materias primas, tras caer un 4% el año pasado se espera que 2017 cierren en promedio un 13% por arriba, por mayores alzas en los productos energéticos (que en 2016 cayeron más pronunciadamente) y en los metales y minerales, que se mantendrían altos en 2018 de no mediar conflictos de carácter geopolítico.

La economía de América latina volvió a crecer en 2017 tras dos años de caídas

Portavoz. La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, presenta el Balance Preliminar del organismo sobre la economía regional (EFE).

Adicionalmente, el organismo técnico de las Naciones Unidas espera que la demanda interna juegue un papel importante en la aceleración del crecimiento en 2018.

Al presentar el documento, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, subrayó la necesidad de impulsar políticas públicas activas para sostener el ciclo expansivo.

Entre ellas destacó “la regulación, el desarrollo productivo, la recaudación y el comercio intrarregional”, precisando que se debe priorizar “un gasto con mayor impacto sobre el crecimiento y la desigualdad, y evitar fuertes ajustes en la inversión pública para proteger el crecimiento en el mediano plazo”.

 

El informe advierte que, pese al contexto internacional más favorable, persisten desafíos y riesgos latentes para la región que pueden afectar la consolidación del crecimiento en el mediano plazo En el ámbito financiero hay incertidumbres originadas por la normalización de las condiciones monetarias que han venido implementando o anunciando la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), el Banco Central Europeo y el Banco de Japón.

A ello se agrega la tendencia hacia una mayor desregulación financiera en Estados Unidos, donde una eventual reforma tributaria podría acarrear una mayor volatilidad financiera, producto del aumento de los flujos de capitales hacia ese país.

También se presentan riesgos geopolíticos derivados del mayor proteccionismo observado en algunos países y que se reflejan en el creciente apoyo a partidos antiglobalización en algunos Estados de Europa y la votación a favor del “Brexit” en el Reino Unido el año pasado.

 

Fuente: http://www.latinamericainvest.com/admin/news-add.php?url=/admin/news.php?