Maduro devalúa el bolívar venezolano otro 63%

  • Fecha: 2017-08-01
  • País: Worldwide

El Banco Central de Venezuela (BCV) devalúa de nuevo el bolívar. La noche de este miércoles anunció el nuevo precio de uno de los dos tipos de cambio oficiales, tras reestructurar por séptima vez el control de cambios que rige en el país desde 2003. La nueva paridad del llamado Sistema Complementario de Divisas (Dicom) es de 2.010 bolívares por dólar (unos 2.250 bolívares por euro), lo que supone una devaluación de 63,9% respecto a la cotización previa de 728 bolívares por dólar. La medida tendrá un bajo impacto en las empresas españolas.

 

Las sucesivas devaluaciones han llevado al bolívar a perder el 99% de su valor en poco más de siete años, desde que en enero de 2010 Hugo Chávez devaluó un 50% la moneda. El cambio ha pasado de 2,15 a 2.010 bolívares por cada dólar desde entonces.

El régimen de Nicolás Maduro anunció la semana pasada la reforma del Dicom, que debería utilizarse para importar los bienes no esenciales (hay una tasa de 10 bolívares por dólar muy restrictiva que para alimentos e insumos básicos). Debido a la crisis, Maduro decidió recortar las importaciones y asignaba muy pocas divisas a la subasta. Tampoco el sector privado se ha mostrado interesado en entregar sus divisas al BCV porque en el mercado negro el dólar se cotiza a 6.100 bolívares.

La nueva cotización va a impactar en la formación de los precios y mantiene la estructura de distorsiones que hacen de Venezuela la economía con peor desempeño del mundo. En 2016 el país tuvo una inflación que osciló entre el 550% y el 720%, según las estimaciones de la Asamblea Nacional y del Fondo Monetario Internacional (FMI), respectivamente. La economía se contrajo un 8%, según el FMI.

En esta nueva etapa, el BCV ha prometido llamar a dos subastas semanales en que fijará el precio mínimo y máximo del dólar. Las personas podrán comprar hasta 2.000 dólares anuales y a las empresas se les asignaría hasta 400.000 dólares mensuales. Hay que inscribirse en Internet y tener una cuenta en la banca pública para poder obtener las divisas.

El nuevo sistema nace con muchas dudas. No se sabe si las empresas adjudicadas podrán repatriar a su casa matriz las divisas que obtengan por el control cambiario. El reto del Gobierno es mantener una oferta constante y suficiente para que baje el precio del dólar en el mercado negro, lo que no parece fácil con las perspectivas económicas del país.

Poco impacto en España

Para las empresas españolas que operan en Venezuela, el efecto de la devaluación será menor que en anteriores ocasiones. El BBVA había descontado buena parte de esa depreciación y Mapfre la había anticipado con creces, pues aplicó ya en 2016 un cambio de unos 3.600 bolívares por euro. Repsol, por su parte, utiliza el dólar para la mayoría de sus operaciones en el país.

Las que más sufrirán la devaluación serán Telefónica y Meliá, que usan el Dicom como referencia, pero incluso para ellas el impacto es limitado. Telefónica, por ejemplo, logró en 2016 solo el 0,8% de los ingresos del grupo en Venezuela (432 millones).

 

FUENTE: elpais.com