Dólar a los saltos en una economía más politizada

  • Fecha: 2017-07-31
  • País: Argentina

No pocos bancos de primera línea y consultores privados manejan dos escenarios para el dólar a fin de diciembre. Según esas estimaciones, el "dólar Macri" podría ubicarse en torno a los $ 18 si Cambiemos se impone en las elecciones legislativas de la provincia de Buenos Aires, un nivel que ya alcanzó el viernes con la demanda bien por encima de una oferta retraída. A la inversa, el "dólar Cristina" podría superar los $ 19 si el resultado reposicionara a la ex presidenta en el Senado, lo cual coincide anticipadamente con las últimas operaciones a futuro en el Rofex ($ 19,30).

Aunque primero habrá que esperar el test de las PASO, convertidas este año en una encuesta muy costosa de intención de voto ($ 2800 millones), para evitar pronósticos lineales convendría de todos modos trazar una perspectiva política más amplia.

Por lo pronto, Cambiemos y el Frente Renovador volvieron a asociarse, esta vez para exponer públicamente a Julio De Vido en un banquillo político a falta del judicial y al bloque del FPV en una defensa corporativa que dejó de lado todas las acusaciones en su contra. En un caso y en otro se trató de una votación testimonial. Lo menos visible fue el problema clave: muchos jueces federales que hoy impulsan causas contra ex funcionarios y candidatos K son los mismos que les brindaron impunidad al cajonearlas durante años.

Aun así, el dólar más alto ya afecta a quienes tienen otorgados créditos hipotecarios ajustados por inflación (UVA), una de las principales herramientas electorales de Cambiemos. De ahí que el Banco Nación ya decidió ampliar el monto (y el número de cuotas) para cubrir el mayor valor en pesos de las propiedades cotizadas en dólares.

El propio BCRA no parece incómodo con el nuevo nivel del dólar. Por un lado, le permite mejorar el tipo de cambio real y reducir el deterioro acumulado frente a la inflación de los últimos 18 meses, lo cual significa un alivio parcial para los exportadores. Por otro, mejora su balance al disminuir el déficit cuasi fiscal medido en dólares. También la suba de las últimas semanas eliminó el seguro de cambio gratuito para quienes ingresan capitales para aprovechar las tasas de interés en pesos y obtener a corto plazo un rendimiento en dólares muy superior al internacional.

Con el dólar barato, la salida de divisas por viajes y turismo al exterior superó US$ 5600 millones en el primer semestre de este año, mientras que el atesoramiento casi duplicó esa cifra (US$ 10.200 millones). Difícilmente quienes ya compraron pasajes desistan de viajar por las últimas subas. Pero aún con un dólar menos barato, en bancos de primera línea revelan la persistencia de un "atesoramiento hormiga" como refugio de valor, concentrado mayormente en clientes minoristas que compran un promedio de 700 dólares por mes y, tras el cobro del medio aguinaldo, reforzaron la tendencia alcista.

Como contrapartida se retrajo la oferta. El blanqueo quedó en el pasado y viene ampliándose el déficit comercial. Hace dos meses el BCRA dejó de comprar dólares provenientes del endeudamiento del sector público (Nación y provincias) para cubrir el déficit fiscal y, por ende, de emitir pesos por ese concepto. Y, a la espera de un tipo de cambio más alto, los productores optaron por retener liquidaciones de las cosechas de soja y maíz para almacenarlas en silos-bolsa y dosificar las ventas en la medida en que necesitan fondos. Estos dos últimos factores probablemente incrementarán la oferta de divisas después de las elecciones.

Sin embargo, todo es opinable en una economía cada vez más politizada por la campaña y que se presta para que oficialistas y opositores puedan utilizar los mismos datos para llegar a conclusiones diferentes pero igualmente válidas. Tienen razón quienes dicen que la inflación de 2017 bajará a casi la mitad que en 2016 y los que explican que será similar a la de 2014 y 2015. Que la reactivación no se hace sentir en la calle y que el PBI creció en el segundo trimestre, ahora con recuperación en la industria, aunque los principales motores (agro y construcción de obras públicas) están lejos de los grandes centros urbanos. Que hay más empleo registrado, pero que buena parte corresponde a monotributistas (impositivos y sociales). Mucho menos se habla de otra realidad: un billete de 100 pesos (el de mayor circulación) equivale hoy a 5,50 dólares. Una propina en muchos países.

 

FUENTE: lanacion.com